18 de julio de 2013 / 02:38 p.m.

Monterrey • Al asegurar que Nuevo León fue referencia negativa en la aprobación de la nueva Ley para regular las deudas de estados y municipios, el diputado federal del PAN, Víctor Fuentes, aseguró que le "han tumbado el negocio a los gobiernos corruptos".

Durante la sesión de la Cámara de Diputados de este miércoles, los legisladores federales aprobaron en lo general la nueva legislación que busca detener los endeudamientos excesivos en entidades y ayuntamientos y que en los últimos seis años se duplicó.

Al momento de la aprobación, los diputados por Nuevo León de extracción panista, Víctor Fuentes, Alfonso Robledo y Arturo Salinas, sostuvieron una manta que rezaba: "No más deuda en Nuevo León Rodrigo Medina", en referencia a los pasivos tan altos que tiene a la entidad como la segunda más endeudada del país.

Al respecto, Víctor Fuentes celebró la aprobación de la reforma constitucional que obligará a los estados y municipios a licitar sus deudas y hacerlas públicas, llevándolos a que contraten la que represente los intereses más bajos.

"Hoy en día la deuda se asigna de manera directa, se negocia en lo oscurito.

"Es por ello que los diputados de Nuevo León decidimos mandar un mensaje directo al gobernador del estado, Rodrigo Medina de la Cruz, en donde lo estamos exhortando a través de esta manifestación a ya no endeudarnos al estado de Nuevo León, porque por una parte, el estado ya no aguanta más deuda; y por otra parte, el tipo de deuda, es deuda de muy mala calidad, es una deuda envuelta de corrupción", agregó.

Fuentes Solís señaló que Nuevo León se tomó como un ejemplo negativo para respaldar el porqué se tenía que aprobar una iniciativa de esta naturaleza y poner un alto a "gobernadores corruptos".

"No había que esperar a que todos estuvieran en estas circunstancias para poder legislar en esta materia, estos tres o cuatro estados, desafortunadamente, sirvieron como una referencia para poner un hasta aquí a los gobernadores corruptos", señaló.

"Si el gobernador tiene un crédito con algún banco, al 11, al 12 o al 13 por ciento, se podría que llegue otro banco y que les diga: "Yo te voy a comprar tu deuda al nueve por ciento y esto implica una reestructuración de deuda, que esto puede pasar, es susceptible, y entonces qué va a pasar, que les vamos a tumbar el negocio", explicó el diputado federal del Partido Acción Nacional.

REYNALDO OCHOA