1 de octubre de 2013 / 02:38 a.m.

Por la rivalidad deportiva que los ha llevado a disputar la gran final los últimos cuatro años, el partido entre Tigres y Pumas de la UNAM ya es un clásico del futbol americano estudiantil, señaló el coach Pedro Morales.

El entrenador en jefe de los Auténticos admitió que deberán mejorar mucho en la ejecución, para evitar castigos y ser certeros en el ataque.

"Pues es un partido bastante difícil, es el partido que siempre hemos discutido para ser los campeones, pienso que ya ha llegado al punto de hacerse un clásico entre las dos instituciones hermanas", declaró Morales.

"Cuando nos volvemos a enfrentar, nos enfrentamos muy fraternalmente verdad, pero con todo lo que correspondiente a una competencia, ¿qué se juega?... pienso que se juega lo correspondiente a qué tan bien nos preparamos cada quién".

Pumas y Tigres encabezan la tabla de posiciones en la Onefa, con marca invicta de 3-0, lo mismo que las Aguilas de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Desde el 2009, el equipo de la UANL tiene un saldo a favor de tres finales ganadas a la UNAM, por una perdida.

El esquinero, Jesús Gutiérrez, reconoció que los Tigres deberán estar atentos frente a la mejor ofensiva de la liga, que suma mil 517 yardas.

"No, pues es como un clásico más que nada, ya es una rivalidad muy grande, me tocó cuando estuve en la selección en diciembre tener varios amigos de Pumas, y pues ya nos estamos tirando carro a ver qué", indicó "El Pecas" Gutiérrez.

-¿Hay mucha rivalidad?

"La ya este es mi quinto año, en los cuatro años que he tenido el que gana el partido de temporada es el que se queda con la final, y creo que va salir la misma historia, la historia igual, no creo que cambie, el que gane se va quedar con la final".

EL DATO

36 Castigos en contra tiene Tigres en tres partidos oficiales, para ser junto con Frailes el equipo más sancionado.

Tomás Víctor López