26 de marzo de 2013 / 02:42 p.m.

Monterrey • Si bien ya han cobrado su segundo cheque para las oficinas de enlace legislativo, lo diputados que tienen una oficina para este fin no han comprobado sus ingresos a la Tesorería del Congreso.

Si bien los coordinadores de bancada de las distintas fracciones representadas en la LXXIII Legislatura defendieron constantemente la entrega de esta partida afirmando que se otorgaría en total transparencia, lo cierto es que los 35 mil pesos que ejercieron 38 legisladores en el mes de febrero no han sido comprobados ni dados a conocer a la opinión pública.

En total, los legisladores ya han recibido 70 mil pesos de esta partida aprobada en medio de la polémica en el mes de diciembre del año pasado: son dos millones 660 mil pesos.

Los meses de febrero y marzo fueron entregados con puntualidad a los 38 legisladores que acordaron recibir el recurso. Cuatro de ellos renunciaron al mismo.

Los panistas Luis David Ortiz Salinas y Fernando Elizondo Ortiz nunca estuvieron de acuerdo en el cambio al reglamento interno del Congreso que les otorgaba esta función; mientras Enrique Barrios y Jesús Cedillo decidieron devolver sus cheques ante la polémica generada por la situación.

A principios de mes, la Tesorería del Congreso comenzó a circular un “machote” en el que los legisladores deben desglosar los gastos en ocho rubros específicos.

El formato de entrega para comprobación de gastos, dirigido al titular de esta dependencia, Dagoberto Guajardo Lozano, especifica que se deben llenar conceptos como la renta del inmueble, adquisición de equipo inmobiliario, pago de servicios básicos, gastos para apoyo del personal voluntario previo recibo que incluya la información del mencionado personal.

Además solicitan también la renta de equipo de sonido para eventos o equipo de copiado para trabajo de oficina. Los gastos operativos de papelería, artículos de limpieza y necesarios para el mantenimiento.

En el caso de hacer un donativo voluntario o personal hacia algún vecino del distrito y organización, éste debe contar no sólo con los nombres y domicilios de los beneficiarios, sino también la Clave Única de Registro de Población (CURP).

Sin oficinas

Al margen de ello, sólo poco más de la mitad de los diputados en el Congreso tienen ya instalada su oficina de enlace legislativo.

En lo que se refiere a los panistas, sólo Luis Ángel Benavides, Rebeca Clouthier, Braulio Martínez y Mario Cantú tienen ya sus oficinas; Héctor Briones echó a andar sus oficinas móviles el pasado 25 de marzo, por lo que faltarían diez legisladores por dar apertura.

En el caso de los priistas, José Maíz se encuentra en proceso de reubicación de su oficina en el Obispado (antes comité de gestoría) a un local nuevo en la colonia Mitras; en el mismo caso se encuentra Juan Manuel Cavazos, en Apodaca.

Mientras Lorena Cano, quien entrara en sustitución de Pablo Elizondo cuando éste dejó el cargo para ocupar la delegación de Desarrollo Social, aún no ha abierto este espacio.

El coordinador del Partido del Trabajo, Guadalupe Rodríguez Martínez, instaló su oficina en la colonia Tierra y Libertad, mientras el resto de los legisladores de otros partidos no ha notificado la apertura de sus espacios de atención en sus distritos.

DANIELA MENDOZA