20 de noviembre de 2013 / 10:42 a.m.

Terminó la espera. Este fin de semana el peleador filipino Manny Pacquiao regresará a los encordados, no solo para enfrentar al pegador más fuerte en su historial, sino para buscar regresar a la senda del triunfo que perdió desde junio de 2012 ante Juan Manuel Márquez.

El peleador tagalo regresará a oriente, donde se presentó por última vez en 2006, para enfrentar al mexicoamericano Brandon Ríos en una batalla que ambos pronosticaron como "una guerra, sin tregua".

Ambos se medirán teniendo como escenario la Arena Cotai del Hotel Venetian de Macao, y en juego estará la diadema vacante Internacional Welter avalado por la Organización Mundial de Boxeo.

Ayer por la noche (madrugada de México), ambos peleadores hicieron la entrada oficial al lugar donde se enfrentarán, dando por iniciada la agenda de actividades de la semana que culminará con su encuentro el sábado.

A su llegada, Pacquiao pidió una oración para los filipinos que se debaten con los estragos que dejó el Huracán Yolanda.

"Les pido a todos ustedes que brinden una oración para mi gente, les voy a dedicar a todos la pelea del próximo sábado que estoy seguro que ganaré", dijo Pacquiao, quien por primera vez en casi 10 años realizó toda su preparación en Filipinas, en un área no afectada, en lugar de viajar a Los Ángeles, California.

"Es difícil pensar en otra cosa cuando mi país está pasando por tan duro momento. Pero vamos a tratar de darle un poco de alivio con esta pelea que estoy seguro van a disfrutar mucho, pues tendré enfrente a un rival que viene con todo y les vamos a dar mucho espectáculo y emociones este sábado", dijo Pacquiao, quien además es político en la provincia de Sarangani, Filipinas.

Junto a Manny arribó su entrenador, el multipremiado estadunidense Freddie Roach, quien aseguró que un gran trabajo de gimnasio respalda a su peleador, por lo que espera que sea un duelo que los fanáticos del boxeo disfruten.

"Está preocupado por lo que ocurrió en su país, pero está listo para el combate", señaló.

Por su parte, el equipo de Bam Bam Ríos, encabezado por el entrenador Robert García, aseguró estar completamente aclimatado al cambio de horario, por lo que no habrá pretexto alguno y Brandon saldrá por una sólida victoria.

Para Ríos, Manny Pacquiao es la llave, no solo para regresar con fuerza a los encordados, sino de demostrar que pertenece a la elite del boxeo a pesar de la derrota que sufrió ante Mike Alvarado el 30 de marzo pasado.

"Por fin ya me siento bien relajado y en mis horarios tradicionales. He hecho el trabajo necesario para salir con la victoria y lo vamos a demostrar este sábado. Estoy fuerte y sé que estoy en mi momento", dijo Ríos.

ÉRIKA MONTOYA