16 de octubre de 2015 / 06:45 p.m.

La historia de amor más inocente y adorable de la cafetería es la que conocíamos de Maruca y Markitos, dos niños que se gustaban pero no se atrevían a decir lo que sentían.

Tal vez el niño barbón con problemas hormonales no ha sido lo suficientemente valiente como para declararle su amor y esto ha provocado que ella se haya fastidiado.

¿Por qué pensar esto? Pues tal parece que ahora Cipriano quiere con ella y Maruquita también lo quiere.

¿Qué esta pasando? ¿No le gustaba Orata? Pues parece que a la niña loca no le cayó nada bien la noticia y se enojó.

a