29 de septiembre de 2015 / 07:27 p.m.

Confiados en dominar el arte del baile, los meseritos retaron a La Fievre Loka a una competencia de baile.

Creyeron que tendrían la ventaja, asumiendo que lo único que sabe hacer la banda musical es cantar y tocar sus instrumentos.

Jona, un integrante de éste grupo exitoso, comenzó a calentar frente a los chicos de Acábatelo. Los meseritos se reían por dentro cuando de pronto sucedió... ¡Quedaron boquiabiertos!

Esto es un claro ejemplo de que no hay que juzgar sin conocer, ni subestimar a las personas porque, donde menos te lo esperes, te sorprenderán y hasta te dejarán en ridículo.