25 de mayo de 2015 / 01:42 p.m.

Mario Bezares le prestó el carro a Maruca para que saliera a dar "el rol" con su amigo Markitos, pero como desconfiaba de las intenciones del niño, se escondió en el asiento trasero del vehículo.

Al recorrer la colonia en el bochito, se estacionaron y trataron de darse un beso, pero Mayito interfirió poniéndose en medio sin que se dieran cuenta.

¡Mira!