28 de julio de 2015 / 12:44 p.m.

Orata y Maruca fingían que se ahogaban para que las salvaran Markitos y Cipriano.

Como parte de su juego, estos niños se disfrazaron de salvavidas y fueron al rescate de estas damiselas en peligro.

Pero uno de ellos no lo dudó dos veces y, aprovechando la situación, trató de darle respiración de boca a boca a una de las niñas locas.

¿Quién te imaginas que fue? Averígualo aquí.