17 de diciembre de 2015 / 05:42 p.m.

La historia de amor, 'de manita sudada', de estos pequeños de la loca cafetería es todo un enredo. A Maruca siempre le gustó Markitos pero las cosas cambiaron cuando se enamoró de Cipriano.

El niño explorador se ha quedado solo porque así lo quiere ya que Orata lo adora con todo su corazón, tanto, que le pidió a Santa Claus que se lo traiga como regalo navideño.

¿Te gustaría que éste niño 'barbón' se fijara en la niña pelirroja?