28 de diciembre de 2015 / 05:15 p.m.

Quizás es una de las bromas más populares que existen, tan conocida que la mayoría no cae tan fácil. Pero Dany 'La caja' fue la excepción, tan inocente que cayó 'redondito'.

De acuerdo a lo que nos contó, en la primaria le prestaron unos 'lentes mágicos' para ver cosas locas, el problema es que nunca vio nada.

En el recreo, todos se burlaban de él y no entendía porqué hasta que entró al baño y se dio cuenta que los lentes tenían pintura, y se le habían quedado marcados dos enormes círculos al rededor de sus ojos.

El meserito admite que, aunque es la típica broma que todo mundo conoce, él fue víctima de ello pero, al final, también le dio mucha risa. 

¡Feliz día de los santos inocentes!