4 de enero de 2016 / 05:10 p.m.

Lo encontró en la calle, con muy mal olor y en muy mal estado, pero el meserito no tuvo corazón para abandonarlo.

Por eso, tomó la decisión de adoptarlo, darle techo, comida y un hogar con mucho amor.

¡Muy bien, Ruso!