24 de agosto de 2015 / 06:31 p.m.

Toda clase debe tener un profesor que oriente a los alumnos, pero cuando estos se portan mal también debe ponerlos en cintura.

Son chicos y les encanta jugar, pero hacerlo constantemente hace parecer que no hay orden en el programa.

Gina Pastor dijo que le pondría su toque al programa, y lo hizo. Su primer regañado fue Chicano, y fue suspendido del programa por no participar cuando debía.

¡Hasta que alguien vino a controlarlos!