11 de diciembre de 2015 / 05:26 p.m.

Gil Garza quedó tirado en el suelo, inconsciente por unos breves minutos, tras sufrir un fuerte golpe en la espalda baja.

El accidente sucedió completamente en vivo, pero todos pensaban que estaba jugando, pues suele ser muy bromista.

Ya estaba recostado en la camilla a punto de llevárselo en la ambulancia, cuando el conductor comenzó a pronunciar algunas palabras, con la poca voz que salía:

"Quiero regresar, no me lleven, estoy bien...".

Fue la energía y la pasión que el joven tiene hacia Destardes lo que le permitió recuperar su fuerza, olvidar el dolor y ponerse de pie.