18 de septiembre de 2015 / 11:58 a.m.

A Memito Millonario ya se le subió, y es que el productor Diego Sandía le dio chance de conducir Destardes pero el niño se lo tomó muy apecho y también cree que es el que manda.

La producción es la que manda y los conductores solo acatan las órdenes, pero el pequeño D-Boy andaba muy mandón.

Lo curioso del caso es que, a pesar de tener poca edad, todos le hicieron caso.