13 de agosto de 2015 / 10:19 a.m.

“Aquí estoy, no me muevo, esperando la oportunidad de dios o de los directivos que me puedan dar algo de lo que tenía”.

La Casita de las Muñequitas, marcó la infancia de muchos niños, dentro y fuera del estado. Todos hemos bailado, cantado y recordamos haber asistido a una fiesta con la temática de las Muñequitas.

¿Quién no recuerda haber visto a Elizabeth Zúñiga bailando con El Pato Patito?, no era solo un programa de música y baile para niñas, ya que nos hacía imaginar, creer y fantasear con un mundo lleno de colores y alegría.

Para Elizabeth, haberle quitado su programa, ha sido la pérdida más grande que ha tenido en su vida.

“Como que se me murió un hijo, el programa es mayor que mi hijo, entonces me quitaron un hijo, una persona muy importante para mí a quién le dedique mucho tiempo”, nos dice entre lágrimas al recordar lo que sintió al despedirse de La Casita de las Muñequitas.

La animadora infantil, dice que no cambiaría nada en su carrera, ya que siempre da lo mejor de ella y se siente completa al estar con los niños.

Ella eligió ser maestra en educación preescolar, para darles lo que ella no tuvo cuando era pequeña y fue así como inició su show, en el que todos los niños participaban y siempre eran el centro de atención.

Definitivamente, los niños son el futuro del mundo y Elizabeth Zúñiga quiere lo mejor para ellos, que sean felices y que tengan una infancia inolvidable.

Ella es un claro ejemplo de que si te propones a realizar un cambio en el mundo, realmente lo puedes lograr.

Todo nuestro reconocimiento a Muñequita Elizabeth Zúñiga.