5 de octubre de 2015 / 12:33 p.m.

La desgracia se hizo presente en la vida de Flor Ivón Véliz, la semana pasada y esto debido a tantos escándalos que sucedieron con ella.

Lo que provocó esta racha de mala suerte fue su noviazgo con el Ruso, meserito de Acábatelo. Así comenzaron los problemas pues la conductora solo recibía críticas negativas de sus propios compañeros.

De tanto que la señalaban, se vio forzada a terminar su relación porque se estaba saliendo de control. Ella tan solo quería tranquilidad.

Justo cuando tomó su decisión y creyó que podría respirar paz, su ex-compañera Gisselle Sampayo la agredió, diciéndole que había terminado con su novio porque el muchacho no tenía dinero.

Este pleito ocasionó que Flor fuera suspendida, lo cuál la derribó por completo. Su trabajo y el amor se le habían ido de las manos en un par de días... ¿Por qué tanto dolor y sufrimiento?

Lo que si sabemos es que "el sol sale para todos", y que "después de la tempestad, viene la calma".

Hay quienes afirman que éste tipo de momentos son un claro aviso de que cosas grandiosas se acercan a la vida de Flor.

Ojalá sea así...