24 de agosto de 2015 / 12:44 p.m.

Como en todas las parejas, los diminutivos y los apodos no pueden faltar, pero en la relación de “El Italiano” y “La Musa”, estos nombres románticos no existen.

En un principio, Poncho cuenta que Marcela le ponía nombres que a él nunca le gustaban, ya que lo hacían sentir incómodo.

Marcela siempre ha sido muy cariñosa con su prometido, todos nos damos cuenta que le dice Poncho cuando la hace enojar, pero también suele decirle “papi”, “baby”, “cosita”, entre otros.

Estos nombres causan el desagrado del conductor, por lo que él simplemente opta por llamarla Marcela.

Mira la reacción de la conductora cuando Poncho dice la verdad sobre los apodos.

¿Crees que Marcela no este contenta con estas declaraciones?