10 de mayo de 2017 / 05:25 p.m.

Mario César Sandoval Ortiz nació un 29 de octubre en Guadalajara, Jalisco. Desde muy niño se sintió atraído por la música al ver a su padre tocar la guitarra así como a otros familiares, que aunque no eran profesionales, sembraron en Mario la necesidad de estar en contacto, y por qué no, expresarse a través de ella.

Con un teclado que había en su casa, Mario solía experimentar, a
manera de juego, algunas melodías, y con escasos seis años, enamorado de su vecinita, decide componerle una canción para demostrarle su amor. Teresa fue el nombre de esa primera canción y a partir de ese momento no ha dejado de escribir canciones.

Estudio la primaria y la secundaria en la Universidad Autónoma de Guadalajara, en donde sus compañeros le pedían que les escribiera poemas para regalárselos a las niñas que les gustaban.

Mario definió muy joven su vocación por lo que se empeñó en aprender a tocar instrumentos musicales para complementar su innata facilidad para escribir letras. Aprendió a tocar guitarra, piano, bajo batería y percusiones, y con el paso del tiempo, a hacer uso de la tecnología con todo lo relacionado a la música e instrumentos virtuales.

Desde los 13 años de edad Mario ha pertenecido a varias bandas de
rock como músico y arreglista, pero no cantando. En cierto momento se le presentó la oportunidad de formar parte de un grupo coreográfico-vocal en Guadalajara, que primero se llamó Milenio,
y después le cambiaron el nombre a Bash.

Eran tres hombres y tres mujeres que consiguieron una buena aceptación, lo que les dio la luz para grabar un disco en Miami, bajo la producción de Memo Méndez Guiú.

Desafortunadamente el disco nunca salió a la venta, pero para Mario
fue una buena oportunidad de relacionarse con gente de ese medio,
como Juan Pablo Manzanero, quien posteriormente le ayudó a grabar sus demos.

Twitter: @sandovaloficial