15 de noviembre de 2017 / 12:33 p.m.

Muchas mujeres alrededor del mundo se someten diariamente a una cirugía de aumento de busto, pues este es un procedimiento que se ha vuelto muy popular en los últimos años, pero el caso de Sheridan Larkman fue todo lo contrario.

TE RECOMENDAMOS: El bebé más obeso del mundo


La mujer ha padecido un martirio desde los 8 años de edad, pues fue ahí cuando el crecimiento de sus senos comenzó y todo se tornó muy extraño cuando a los 10 años alcanzó la talla 'DD' y ahora, a la edad de 23 años es tamaño ‘K’.

Debido a la desproporción de su cuerpo, la chica no puede correr ni realizar actividades físicas exhaustivas, por que esto le ocasiona un fuerte dolor en la espalda.

Para Sheridan caminar por la calle no es algo fácil, ya que diariamente escucha comentarios groseros y puede sentir las miradas de todos sobre ella.

En la actualidad la chica se encuentra recaudando fondos para costear una cirugía de reducción de senos, la cual tiene un costo de 10 mil dólares.

Revisa las imágenes en el video de arriba.

GQ