23 de julio de 2015 / 02:23 p.m.

¡Nunca es tarde para vivir la vida! y la señora Mary Manssen nos da la prueba de esto.

Con 91 años de vida, Mary nos ha demostrado que vida solo hay una y ella la va a disfrutar.

Cuenta que su marido la limitaba en muchas cosas que ella quería hacer y en el momento en el que lamentablemente el falleció, Mary empezó a realizar un sinfín de aventuras.

Sin darse cuenta, la abuelita rompió el récord al ser la mujer más grande en saltar de un bungee.

La neozelandesa vive en Pukekohe y saltó de una altura de 32 metros en el puente de Kawarau y asegura que haber realizado esta hazaña la hizo más feliz.

Este es un claro ejemplo de que debemos disfrutar la vida y no limitarnos por miedo o vergüenza.

Y tú, ¿te atreverías a realizar este salto?