27 de abril de 2017 / 01:03 p.m.

Este bebé de apenas unos meses de edad nos demuestra que la inocencia y esperanza aún existen.

Justo en el momento en que sus padres oraban antes de comer, el pequeño sostenía las manos de estos y escuchaban con atención la oración mientras que mantenía sus ojos cerrados.

La sorpresa de sus progenitores fue justo cuando terminaron y escucharon exclamar de su hijo la palabra “Amén”. ¡Revisa el video y no te pierdas de este momento!