13 de octubre de 2015 / 01:11 p.m.

El meserito es inquieto, lo refleja sobre todo en el baile pero, hace algunos meses, Brandon había llevado su pasión por la adrenalina más lejos, tras comprarse una motocicleta.

Además de ser un medio de transporte muy deportivo y atractivo, es uno de los más peligrosos que existe debido al riesgo de exponer la vida en las calles.

Él puede manejar bien pero el error de algún vehículo que transite cerca pudiera costarle la vida.

Para fortuna de sus mezagirls, pero sobre todo para tranquilidad de su abuelita, Brandon Meza decidió vender su moto.

Esperemos que sea una decisión permanente, por el bien de su abuela...