9 de agosto de 2017 / 01:06 p.m.

Cuando se es testigo de algo diferente muchas personas no saben como reaccionar y las miradas de extrañeza pueden resultar incomodas.

Para Ivanka Danišová, esto es un pesar de todos los días y la mejor solución que encontró fue cubrir la mitad de su rostro para evitar las miradas.


TE RECOMENDAMOS: La terrible enfermedad que le cambió la vida

La chica padece una extraña condición llamada ‘Síndrome de Goldenhar’, que provoca un crecimiento anormal de los huesos de su rostro y vertebras, lo cual le ha dado la peculiar apariencia.

En la actualidad Ivanka se encuentra realizando diversas campañas para crear conciencia sobre esta enfermedad y pretende generar aceptación y bajar los índices de acoso y hostigamiento hacia personas que tiene alguna discapacidad o son físicamente distintos.

Para la chica de 30 años su familia ha sido un pilar en su desarrollo emocional, pues desde muy pequeña la motivaron a no dejarse vencer y a aceptar su cuerpo como es, por lo tanto la joven nunca se ha sentido inferior debido a su condición.

No cabe duda que Ivanka es el vivo ejemplo de valor y auto-superación, pues pese a los diagnósticos de los médicos y las miradas de la gente, se encuentra feliz, plena e intentando cambiar el mundo una persona a la vez.

GQ