12 de mayo de 2016 / 11:43 a.m.

Rosie pesaba 185 kilos y un día, al querer comprar un boleto de avión, le indicaron que tenía que adquirir dos pasajes porque era demasiado grande, situación que la hizo tomar una decisión definitiva para perder peso.

La mujer que soñaba con ser modelo, se enfrentó a varios rechazos por su sobrepeso, ya que ninguna agencia quería firmarla e incluso le decían que “nunca iba a conseguir un contrato”, decidió iniciar una rutina de ejercicios que la hizo bajar 91 kilos.

Luego de perder peso, Rosie logró firmar un contrato con 'True Model Management', quien desde hace dos años forma parte de la agencia gracias a su rostro, su confianza y a la persistencia de tomar una buena decisión en su carrera.

¡Conoce esta gran historia de motivación y coraje!