2 de mayo de 2016 / 11:20 a.m.

El conductor de Destardes siempre fue un niño muy travieso, de esos que llegaban de la escuela con reportes de conducta. Aunque nunca hizo alguna maldad grave. El chico que fue muy inquieto explicó algunas de las travesuras que hizo de pequeño.

A pesar de ser muy travieso, era un niño muy bueno en clase, le iba muy bien casi en todas las materias en general. El joven, quien de pequeño tenía el cabello rubio, explicó la importancia de no dejar de ser niño. 

¡Dale PLAY al video!