25 de septiembre de 2015 / 02:15 p.m.

No podía defenderse, su cabeza tan solo recibía golpes, su cuerpo entero era un costal de box. Todo estaba completamente oscuro, no sabía por donde llegarían los impactos... ¡Era ciego!

Un joven desató su ira contra un chico con discapacidad visual, golpeándolo múltiples veces.

¿Qué tan cruel debe ser una persona para abusar de esta manera?
No lo sabemos, pero lo que sí es una realidad es que la vida da mil vueltas y el efecto, a veces, puede ser en el mismo instante.

Este chico creyó que la ceguera le daría ventaja en su combate, sin embargo, terminó en suelo.

4509413681001