13 de agosto de 2015 / 02:32 p.m.

Miguel, como cualquier persona normal, tomó una siesta en su día de descanso (osea, domingo), en una quinta a la que suele acudir para relajarse.

Pero alguien de sus amistades lo traicionó y le tomó una fotografía que llegó a manos de Ángel Castro y Mario Vanzzini.

Ambos conductores quisieron molestar a Miguelito pero él les calló la boca al aclarar todo.

¿Será que le tienen envidia por disfrutar la vida?