1 de noviembre de 2017 / 02:44 p.m.

En una comunidad en Georgia, vive Clarence Purvis de 93 años de edad que ha sido el protagonista del amor más grande que el hombre puede experimentar. Pues a pesar de que su esposa ya no se encuentra en este mundo, el busca la manera de llevarla consigo a todas partes.

TE RECOMENDAMOS: Los sabios consejos de un padre que perdió a su hijo

Clarence y Carolyn estuvieron casados por casi seis décadas y en los últimos trece años frecuentaban un restaurante cercano en donde les gustaba desayunar diariamente, pero todo cambió cuando la mujer falleció.

Su esposo la recuerda todos los días pues su amor es tan grande que a pesar de que falleció hace cuatro años, él no se ha acostumbrado a su ausencia, y es por eso que continúa la tradición de desayunar juntos a su restaurante preferido.

Todas las mañanas Clarance se sienta en la misma mesa y desayuna junto a la fotografía de su amada, como lo hacían cuando estaba con vida.

“Nadie ha amado como yo y mi esposa nos amamos”, menciona Clarence.

Esto ha conmovido a todos los que conocen la historia y son testigo de las constantes visitas de Clarence a la tumba de su mujer, pues se le puede ver de tres a cuatro veces por día ya que todos los días la extraña con locura.

"Vengo como 125 veces al mes, la amaba muchísimo. La extraño bastante y pienso que así ella sigue conmigo"

Si tenías dudas, el amor verdadero existe y ni la muerte puede con el.

GQ