11 de mayo de 2015 / 11:56 a.m.

Tatiana se embarazó y tiene grandes deseos de ver el rostro de su bebé en un "eco", pero parecía imposible pues ella quedó ciega a los 17 años.

Gracias a los avances tecnológicos, la impresión en 3D permitió que esta Madre pudiera sentir la silueta de su primer hijo que yace en su vientre, apoyado de lenguaje Braille impreso alrededor del feto.

Conoce esta conmovedora historia que Vanzzini mostró en su Vivamedia.