9 de marzo de 2016 / 12:32 p.m.

Son muchas las historias de personas con ciertas discapacidades que terminan siendo una gran inspiración para otros por sus grandes actos en la vida.

Tal es el caso de Jennifer Bricker, una chica de 27 años que nació sin piernas y para su desgracia sus padres la abandonaron. Pero siempre hay gente buena en este mundo, así que una pareja la adoptó con la condición de que nunca se diera por vencida.

Siempre habrá personas que no te quieran ver triunfar, pero Jen demostró lo contrario siendo ahora campeona olímpica.

Es increíble darnos cuenta que las personas que pensamos que no pueden lograr algo, salen sobresaliendo y he aquí un claro ejemplo que nos enseña a nunca darnos por vencidos.

¡Conoce la gran historia de Jennifer!

jenn bricker