10 de febrero de 2017 / 01:50 p.m.

La enfermedad y el ingenio hicieron que una pequeña que padecía de leucemia hiciera que se activara en el plan de superación personal, y sin querer de los negocios. Esta es la historia de Candela, una pequeña de 8 años de edad que de vivir en el hospital encontró una forma de recaudar fondos y salir adelante.

Las voluntarias del hospital solían platicar con ella, incluso una de ellas decidió enseñarle a hacer pulseras con hilos de colores y nudos, ignorando que muy pronto con ellas haría un gesto que jamás podría olvidarse.

Al principio hacía las pulseras con el fin de regalarlas a sus amigas y familiares, pero tras una recaída tuvo que volver al hospital. Sus amigas tuvieron la idea de hacer muchas pulseras para venderlas y poder salvar a su amiga. Así inició todo eso. Mira los detalles en el video de la parte de arriba de este artículo.