26 de agosto de 2015 / 10:43 a.m.

Nombrada por muchos como "la piscina celestial", en Londres se está llevando a cabo un proyecto lujoso, el cual consiste en la construcción de dos edificios y una alberca que estará como "flotando" entre ambos.

La piscina conectará ambos techos por así decirlo, permitiendo a los habitantes nadar de un extremo a otro. Y lo mejor de todo es que la superficie de ésta será completamente transparente para que la experiencia sea única.

¿Te imaginas mirar hacia abajo y ver el vacío? Considerando que estará a 35 metros de altura, sin duda será todo un reto para muchos nadar en este lugar.

¿Qué ondi, Jondy?