13 de octubre de 2017 / 01:57 p.m.

Aoife Lovett vivió un momento muy oscuro en su vida, pues se sumergió en la más terrible de las depresiones luego de enterarse del suicidio de su mejor amigo.

TE RECOMENDAMOS: La falsa felicidad en las redes sociales

Al no saber como afrontar la situación, se hundió en le surtimiento de su perdida, tocó fondo e incluso llegó a lastimarse a si misma, provocándose autoflagelaciones que inevitablemente dejaron huella no solo en su vida, si no también en su piel.

Algunos años después, luego de terapias y apoyo de su familia, Aoife logró salir de la depresión y ahora se encuentra mejor que nunca, excepto por aquellas marcas que día a día le recuerdan el terrible momento de su vida.

Es por eso que decide hacer un cambió y ocultar aquellas marcas con un tatuaje, sin embargo la piel cicatrizada es muy difícil de trabajar para un tatauador, por lo que nadie quería ayudarla. Hasta que un buen día, un talentoso tatuador escucho su historia y al sentirse familiarizado decidió ayudar.

El talentoso artista Ryan Kelly trasformó  aquellas marcas de la depresión y hoy Aoife puede dejar en el pasado una terrible enfermedad.

Escucha la historia en le video de arriba.

GQ