1 de diciembre de 2015 / 12:56 p.m.

Estamos consientes de las dietas extremas y ejercicio dedicado de las modelos para poder tener una figura 'perfecta' y una que otra operación no hace daño al cuerpo.

Pero, la obsesión de Pixee Fox llegó al límite tras someterse a una cantidad elevada de cirugías gastando más de 120,000 dólares con tal de parecerse al personaje de caricatura que idolatra: Jessica Rabbit.

Tanta es la fama de esta modelo de origen sueco que cuenta con más de 150,000 seguidores en Instagram, mismos que le han ocasionado comentarios de apoyo y también de mal gusto.