MM RADIO | df
27 de abril de 2017 / 04:25 p.m.

Sin duda alguna, La Chule Guerrero fue una niña muy feliz en su infancia pues era una niña divertida, traviesa y muy consentida. A veces podía ser tierna e ingenua, pero en otras ocasiones podría ser traviesa y destruir cosas.

“Una vez le compraron un robot a mi hermano en Navidad, y yo se lo descompuse”.

Muy apegada a su abuelito Tomas, La Chule menciona fue él lo más bonito que le pudo haber pasado en su infancia. “Cuando él nos iba a dejar a Tabasco en su bochito, se regresaba llorando porque no nos quería dejar allá”. Tanto así que hacía berrinches para que su abuelito Tomas le diera el biberón y no su mamá.

Para la Chule es importante no quitarle la inocencia a los niños, dejarlos fuera de los problemas que tienen los adultos, y darle su lugar como lo que es, un niño. “Si usted no tiene dinero para comprarle algo al niño, no se lo diga tal cual. Dile que no se puede. Dile si, al rato. Mi mamá, por ejemplo, nos escondía del señor del pan que pasaba con su triciclo, y nos distraía con algo adentro. Por qué dice que siempre queríamos un pan, y ella no tenía dinero para comprarnos”.

Aprender de los niños es una tarea de todos los días, pues de ellos aprendemos a ser felices y alegres. Tal vez no se pueda volver a ser niño otra vez, pero por un momento podemos sentirnos como ellos y disfrutar de la vida a lo grande.