iván castañeda
18 de junio de 2015 / 10:48 a.m.

México - Ante la gran demanda por ir a festivales de música en los últimos años, organizadores y promotores han buscado llevar a grupos extranjeros fuera del DF para satisfacer los cambios en el mercado y las exigencias del público.

 Tal es el caso del Hellow Festival 2015, uno de los pioneros en encuentros musicales en Monterrey,  que ayer presentó su cartel: Brandon Flowers, Empire of the Sun, Wiz Khalifa y Capital Cities.
 “El cambio que ha habido es un tema cultural. Yo creo que el crecimiento ha sido paulatino y ahora tenemos bandas extranjeras gracias a la apertura de la gente a escuchar nuevos artistas. Se ha despertado un interés y un mercado sustentable”, comentó Fran Martínez, productor del Hellow Festival, que se llevará a cabo el 29 de agosto en Parque Fundidora.

 El empresario agregó que ha habido un incremento sustancial, pues de 10 mil personas que fueron a la primera edición, ahora en su sexta entrega se esperan a más de 70 mil.

 La efervecencia por este tipo de eventos también ha dejado huella en estados como Jalisco, Veracruz, Querétaro, Quintana Roo, Guerrero y Estado de México, dejando buenos dividendos.

 “La gente está optando más por ir a festivales en vez de ir a un solo show, se está creyendo más en ellos y los organizadores lo vemos como una buena opción económica, porque tanto los grupos como nosotros ganamos más.

 “Un festival es un poco más caro en su costo, pero tratas de llegar a una media que le convenga a ambas partes; pienso que el público ahora exige más y quiere ver más por su dinero”, comentó Javier Castañeda, organizador del Force Fest, que se llevó a cabo en Guadalajara con Judas Priest como principal atracción.

 Para Andrés Méndez, organizador del festival Ceremonia (Estado de México), tener un festival en cada vez más sitios ayuda a la industria y acerca a fanáticos de otros estados para ver a sus grupos favoritos sin viajar largas distancias.

 “Para Ceremonia buscamos un cartel que estuviera a la vanguardia de la escena actual mundial, con la intención de contar con una oferta diferente a lo que pasa en otros festivales. Trajimos grupos de todo tipo y, como pasó en versiones pasadas, nos enfocamos mucho en el hip hop porque creemos que es música que le gusta a la gente y que no tan fácil se encuentra en otro lado”, comentó.

 La manera en que los grupos se acercan a estos festivales también se debe a que los mismos músicos buscan lugares diferentes o genuinos para tocar, y con el mismo impacto de número de personas que pudieran tener en el  DF, como funciona en Cumbre Tajín (Veracruz).

 “La negociación de encontrar al artista para que se enamore de nuestro proyecto es compleja para nosotros, pero es la más satisfactoria. Lo que hacemos con ellos para convencerlos es presentarles toda la atmósfera que rodea al festival”, mencionó Brenda Tubilla, promotora.

 Gracias a su repercusión, encuentros musicales como Pa’l Norte y Machaca Fest (Monterrey) crecen en elenco y eventos de música electrónica o pop en playas de Guerrero y Quintana Roo así se vuelven referentes.  

Claves
El antecedente

- Anteriormente, los festivales que se realizaban fuera del DF estaban mal organizados o no se llegaban a hacer.
- El 72810, en Puebla; Colmena, en Morelos; 5punto5 en Estado de México; y, Sonofilia, en Jalisco, fueron algunos que no se hicieron o solo duraron una edición.