susana moscatel / enviada
12 de junio de 2015 / 10:18 a.m.

Los Ángeles - Cuando Steven Spielberg anunció que no sería el director de la nueva entrega de Parque jurásico (ahora Mundojurásico) y que dejaría el control a Colin Trevorrow, un joven director que solo había hecho una película, los fanáticos reaccionaron de manera que explica el mismo realizador.

“Tengo demasiadas personas diciéndome ‘no la riegues’, todo el internet me lo dice. Muchos me escriben: ‘por favor, no arruines mi infancia’, y entiendo de dónde viene eso. Todos tenemos una relación muy personal con estas películas, que fueron parte de nuestras vidas cuando crecimos.”

Hace tres años Trevorrow sorprendió a la crítica y a las audiencias con Seguridad no garantizada. Pero más importante, impactó a sus ahora colegas, como Spielberg, quien sin dudar le encargó el regreso de sus dinosaurios y un nada modesto presupuesto de 150 millones de dólares. Pero nadie puede acusar al mago de la pantalla de no saber lo que hacía, mucho menos su nuevo protegido, quien al hablar respecto a la responsabilidad que se le encomendó, no parece impactado.

“Mi primera película quizá sea más barata que todo este set en el que estamos sentados ahorita”, dice mientras señala la enorme puerta que simula la entrada de Parque jurásico, armado para las entrevistas.

“Era un misterio romántico de ciencia ficción. Y esta película es un thriller romántico de ciencia ficción con toques de comedia”.
Esos son elementos de la historia que el director también escribió con Derrek Connelly, pero nunca lejos de Spielberg, pues incorpora su propio estilo.

“Escribimos el guión, sí, pero lo hicimos con muchas colaboraciones de él. Leyó cada uno de nuestros tratamientos, que estaban basados en su ideas. Las tres ideas básicas de la cinta: que el parque ya está abierto, el trato con los raptores y que existe un dinosaurio genéticamente alterado, todas vienen de él.”

Agrega: “La primera película creó toda una generación de magos de la ciencia, ya crecieron y muchos de ellos son ahora paleontólogos. De hecho hemos visto una cantidad impresionante de descubrimientos respecto a los dinosaurios durante los últimos años por ese hecho. La primera cinta creó tantos paleontólogos como personas que se convirtieron en cineastas.”

Y aunque el filme rinde tributo al autor original de la novela, Michael Crichton, lo hace de maneras más sutiles de lo que uno imaginaría. Uno de los personajes, por ejemplo, de manera discreta aparece leyendo el libro escrito por el doctor Ian Malcom, quien introduce toda la teoría del caos como motivo para las disrupciones en las historia original. Otro giro a la versión original es la aparición del mosquito prehistórico atrapado en el ámbar (de donde se extrajo el ADN de los dinosaurios para traerlos de vuelta) e incluso el cameo a una de las animaciones originales, que en la película explican toda la ciencia detrás de la historia.

Sobre por qué Spielberg le delegó semejante proyecto, apunta: “Él tiene tantas historias que contar. Es más o menos la razón por la cual yo no estoy buscando hacer otra de estas películas. Lo admiro tanto por su versatilidad y su capacidad de contarnos historias tan diferentes. Jamás se me ocurrió que quería regresar”.

Sin embargo, Spielberg nunca estuvo lejos del proceso. No solo como productor ejecutivo, sino como inspiración y apoyo creativo. “Fue una gran colaboración durante los pasados dos años y medio, y me trató como un compañero, lo cual yo no merecía y él no tenía que hacer, pero jamás se portó como si fuera mi jefe. Actuó como que estábamos construyendo algo juntos”.

A pesar de que Mundo Jurásico cuenta con todos los elementos para triunfar, Trevorrow asegura que contó con ventajas que nunca tiene un director novato en Hollywood. Mucho menos uno con un proyecto de este presupuesto y tamaño. Y eso se lo debe al contrato de Amblin (Spielberg) y los estudios, donde los directores, y no los ejecutivos, son quienes deciden cómo quedará la cinta al final del proceso.

Colin Trevorrow

Comercialización y creación

Una de las cosas más sorprendentes de esta cinta es que marcas como Samsung, Starbucks, Brookstone y Margaritaville aparecen durante escenas cumbres de la historia. Sin embargo, uno de los discursos más recurrentes, y motivo del caos esta vez, es la codicia corporativa. El director y escritor nos explica cómo concilió una cosa con la otra.

“Eso fue interesante. Yo sí quería que estuvieran presentes todos esos productos, porque es parte de la historia. Es gran parte de lo que estamos contando aquí. Al principio me puse de acuerdo con todos y dije: ‘dejaré que coloquen todos estos productos en la película, pero también está el discurso donde uno de los actores se queja y dice: ‘¿qué piensan hacer ahora, llamar al siguiente animal el Pepsisaurio?´ Todas las marcas sabían perfectamente que las criaturas más antiguas de la Tierra acabarían destruyendo por completo sus productos y espacios”.

Fueron más de dos años y medio desde que Spielberg invitara a Trevorrow a renovar su franquicia y desde entonces la tecnología lo ha cambiado todo. Pero así como hay una nueva generación que conformará la audiencia de esta cinta, también la hay en la industria que la hace posible.

“El proceso involucra a muchos de los mejores animadores del mundo. Además Industrial Light and Magic está lleno de personas talentosas que de verdad querían hacer este trabajo, porque crecieron con Parque jurásico. E insistieron en que esta fuera la cinta en la cual pasarían trabajando todo un año de su vida”.

Aunque la cinta original se sigue sosteniendo bastante bien en términos de imagen, lo que veremos en Mundojurásico probablemente hubiera sido imposible en 1993. “Hay una mezcla de técnicas aquí: efectos especiales, animatronics, captura de movimiento. Y hay maquetas y máscaras muy detalladas creadas para permitir que el rostro pudiera respirar. Fueron muchas cosas”.

Como en la película, cuya primera línea es: “Ya nadie se impresiona con un dinosaurio”, el director tiene presente que así ocurrirá con aquellos que verán su historia. Sabe que habrá quien no piense dos veces en el hecho de que Parque jurásico lleva diez años desde que abrió sus puertas y que antes de eso hubiera sido imposible conocer un dinosaurio. Ese fue el verdadero reto de Treworrow.

Jurassic

El protagonista

En Hollywood, cuando te pones de moda, la industria trabaja a tu favor. Chris Pratt, conocido por hacer una serie de divertidas películas y series de televisión en las que interpretaba a un regordete mejor amigo, ahora es el héroe de acción del momento. Funciona en Mundo jurásico y él explica todo esto así:

“¿Alguna vez han tenido un sueño del que despiertas y dices: ‘mierda, ¿por qué me tuve que despertar?’ ¿O tal vez deseaste haber sabido que estabas dormido? Hubiera hecho las cosas muy diferentes. Pues eso es lo que siento que me está pasando ahorita”.
Todo esto ocurrió cuando lo invitaron a protagonizar el año pasado una extraña cinta de superhéroes muy poco convencionales, basada en el cómic de los Guardianes de la galaxia.

“Obtuve el papel de Peter Quayle y luego me transformé para él. Y cuando me di cuenta cómo todo mundo reaccionó ante eso, hice un esfuerzo consciente por permanecer de esa manera”.

Pero no todo ha sido sencillo para el actor, casado con la exitosa comediante Anna Farris, quien por primera vez enfrenta las experiencias de ser perseguido hasta la puerta de su casa por paparazzi y similares.

Pratt interpreta a Owen, una especie de encantador de raptores. Cuando el caos inicia, tiene la misión de ayudar a Claire (Bryce Dallas Howard) a contener todo y salvar a todos los atrapados en la isla con un gigantesco dinosaurio genéticamente alterado (y aparentemente inteligente y enojado, mala combinación).
Villana y heroína

Bryce Dallas Howard ha trabajado en cintas como The Help (Vidas cruzadas), Crepúsculo e incluso Spiderman 3, pero ningún rol la ha colocado en un personaje tan importante para la historia como Claire en Mundo jurásico. Para empezar es la encargada de que el parque no solo funcione, sino que se mantenga, asunto que, ya sabemos, se le complicará.

“Ella es alguien que es responsable de muchas cosas. Es responsable de las 20 mil personas que visitan el parque de los bienes, que es como se refieren a los dinosaurios, pero más que nada es responsable de las ganancias y es una persona que, en esa búsqueda, se desconecta de su propia humanidad.”

Por eso, aunque tiene las mejores intenciones, no sabe bien cómo manejar la visita de sus dos sobrinos al parque. Y mucho menos sabe exactamente cuáles son sus prioridades cuando se le salen de control las criaturas que incluso mandó alterar genéticamente para volver a capturar la atención de los visitantes del parque.

“Para mi personaje esta es una historia de rendición. Ella es quien ha causado el caos y eventualmente tiene que arreglarlo y proteger a todos, y eso es la evolución por la que ella pasa. Así es como de nuevo encuentra su humanidad en el camino.”

La actriz, hija del director Ron Howard, tenía claro lo que iba a enfrentar con Claire desde el principio. “El reto de interpretar a alguien a quien a los primeros minutos de conocerla quieres que se la coma un dinosaurio y que al final sea uno de los héroes de la película, es un viaje bastante significativo”.