multimedios digital 
6 de abril de 2015 / 06:51 p.m.

El Papa Francisco se reunió por sorpresa con 150 personas sin hogar en una visita especial de la Capilla Sixtina, el último gesto para refirmar su visión de crear una iglesia para los pobres.

El Papa Francisco saludó a los visitantes en la capilla donde fue elegido durante una muestra privada de los frescos del techo pintados por Miguel Ángel hace más de 500 años.

"Esta es la casa de todos, es su casa", dijo Francisco, según un comunicado del portavoz del Vaticano sobre el acontecimiento en el que no se permitieron periodistas, fotógrafos ni camarógrafos.

El Papa Francisco solía visitar barrios más pobres de Buenos Aires. Desde que asumió como el líder de los 1,200 millones de católicos, ha convertido en una prioridad su preocupación por los pobres.

Los visitantes recorrieron los Museos Vaticanos, que atraen unos seis millones de personas por año con una entrada que usualmente cuesta de 16 euros (US$17 dólares). Dejarán los edificios por una puerta reservada generalmente para prelados y empleados.

El Vaticano dijo que le estaba dando a unas 150 personas sin hogar, que suelen frecuentar el área alrededor de la Basílica de San Pedro, una oportunidad de admirar el interior de los edificios que sólo ven desde las escalinatas.

La visita fue organizada por el obispo Konrad Krajewski, quien anteriormente este año ideó el ofrecimiento de duchas y afeitadas en la Plaza San Pedro para personas sin hogar.