Luis addams
18 de junio de 2015 / 10:38 a.m.

Guadalajara - Después de presentarse en diversos festivales en Guadalajara, la agrupación Paté de Fuá, tendrá la oportunidad de realizar un show completo como protagonistas en el escenario el Teatro Estudio Cavaret. El músico argentino Yayo González, voz y mente detrás de la banda, platicó con ¡hey! sobre lo que mueve al grupo que fusiona ritmos como el dixieland, tango, jazz, funk y todo aquello que se cruce en su camino para enriquecer su propuesta sonora.

¿Cuándo iniciaste en la música?
Empecé de muy chico, recuerdo cuando tenía cuatro o cinco, mi familia me sorprendió cantando, golpeando con una cuchara una botella de refresco que en esa época eran de vidrio y me acuerdo que fue la primera vez que tomé conciencia del impacto que causaba cantar y tal vez que cantaba bien. Vi que los adultos se habían quedado impresionados, bueno, desde ese momento canté ya toda la vida, y también me acompañé de la guitarra que estudié desde los siete años, ha sido algo muy nato y que tiene que ver con mi infancia.

Después lógicamente ya cuando fui entrando en la juventud empecé a formarme de manera más profesional, pero la inquietud de ser cantante fue desde la infancia.

El jazz y tango son constantes en su sonido, ¿Qué significan para ti estos géneros?
El tango para mí, tiene mucho que ver con mis raíces, mi papá escucha mucho tango y curiosamente fue el primer género que yo canté cuando él se dio cuenta que podía cantar, como a él le gustaba me animaba. Así a los cinco o seis años le cantaba al desamor, al desengaño y sin entender lo que decía. Es algo que me gusta o no está en mi, el jazz es una música sumamente rica, que aparte puede aplicarse en muchas direcciones, muy amplia y creo que Paté, en donde hay todo tipo de géneros, el jazz y el tango tal vez son gestos que aparecen constantemente. Además el tango tiene que ver con que yo tengo una forma de cantar y escribir tanguero, porque lo he hecho toda mi vida y creo que mis letras tienen mucho que ver con los poetas del tango.

 ¿Cómo es tu proceso de composición?
Justamente a mí siempre me interesó escuchar canciones por sus letras y desde niño me gustaba las canciones que cuentan historias y dicen algo, que tengan esas rimas que suenen naturales y espontáneas. El tango tiene esa característica al igual que el corrido es música popular que está bien escrita y que pareciera que alguien te está hablando. Las rimas están en el lugar correcto, la letra suena con musicalidad y a la hora de escribir intenté ser muy riguroso. Porque también a la hora que uno canta, si es que la voz se puede considerar un instrumento, tiene la carga de la palabra y eso lo hace muy poderoso porque no solo cantas una melodía, sino que estás diciendo cosas. Por eso a veces escuchas cantantes y les crees o no les crees, porque te están diciendo algo, por eso para mí es muy importante, si uno pretende robarle tres minutos y medio que dura una canción a una persona, al menos hay que hacer un esfuerzo por decir algo interesante. De ahí viene  ese rigor y que también me gusta mucho la literatura, sí trato de leer sobre todo mucha poesía, novela, ficción y cuento.

 ¿De qué trata la canción “Película muda”?
Tiene que ver con los romances que comienzan, como una cinta sin audio. Cuando ves a alguien por primera vez, una vecina o una compañera de la escuela, y te gusta físicamente, tal vez la historia comienza de una manera silenciosa, a través de miradas y gestos, antes de que tengas un contacto. Es un romance que nace antes que las palabras lleguen a contaminar o dar el siguiente paso.

Dato
- Paté de Fuá
- Teatro Estudio Cavaret
- Sábado 20 de junio
- 20:00 horas
- Costo 300 preventa y 350 el día del concierto