iván castañeda
19 de junio de 2015 / 10:49 a.m.

México - La alegría, el temor, la furia, el desagrado y la tristeza fueron humanizados a través de la nueva película de Disney Pixar Intensa-mente, con el fin de entender las abstracciones mentales que tenemos día a día.

Para ello, la neurociencia y la psicología fueron parte fundamental para contar una historia que se desarrolla en la mente de Riley, una niña de 11 años que comienza a sufrir cambios en su forma de ser a raíz de una mudanza de casa que realiza en conjunto con sus padres. 

“Hicimos mucha investigación en cuanto a psicología y neurociencia se refiere. Nos adentramos a los sueños, las memorias y lo más importante: las emociones para saber cómo son y porqué las tenemos. Aprendimos mucho con el fin de identificarlas para conformar el guión”, comentó Jonas Rivera, productor de la película que se estrena hoy.

“Situamos la película dentro de la mente y no del cerebro porque el cerebro es más acerca del cuerpo en general. Nosotros nos quisimos enfocar en los sueños, la conciencia, la personalidad. Es muy abstracto, y por eso tuvimos la libertad de explicar por qué hay canciones que no te puedes sacar de la cabeza o cómo es posible que tengamos un sueño tan raro la noche anterior”, agregó el director Pete Docter.

Intensamente: Temor
Intensamente: Temor
Intensamente: Furia
Intensamente: Furia
Intensamente: Tristeza
Intensamente: Tristeza
Intensamente: Desagrado
Intensamente: Desagrado
Intensamente: Alegría
Intensamente: Alegría

La manera en cómo decidieron configurar a los personajes que representan a cada una de las emociones fue a través de diferentes formas, colores y gestos, apegados a libros científicos y referencias que la gente tiene.

“Nos basamos en señales o expresiones que tenemos como en Estados Unidos cuando decimos ‘feeling blue’ (sentirse azul) que se refiere a estar triste o siempre asociamos el rojo con la furia. Eso nos guió para saber cómo debían de lucir”, explicó Rivera.

Aunque se apoyaron de teorías y reglas específicas, para Pete y Jonas fue un reto poder llevar a la pantalla las emociones en forma de personajes porque no tenían un referente anterior.

“En un principio no sabíamos cómo lo íbamos a hacer porque antes, con Buscando a Nemo, teníamos la referencia de un pez o en Cars, pues de un auto, pero no sabíamos cómo mostrar la felicidad, por ejemplo”, explicó Jonas.

No obstante, la principal inspiración fue la hija de Pete Docter, quien a los 11 años cambiaba de personalidad. De ser una niña alegre, cambió repentinamente a ser callada y reservada.

“Eso me hizo preguntarme qué pasaba dentro de su cabeza, entonces empecé a pensar en las emociones como personajes, por eso comencé el proyecto”.

La complejidad de la trama llevó a los creadores a tardarse alrededor de cinco años para que pudiera estar lista y aunque la crítica especializada la posiciona como una de las favoritas para llevarse el Oscar, ellos se lo toman con mesura.

“La película es para la audiencia y ciertamente no estamos pensando en algún premio”, finalizó Rivera.

• •
Los personajes
Alegría

El objetivo de Alegría ha sido siempre asegurarse de que Riley sea feliz; es optimista y está decidida a encontrar la diversión en cada situación.
Temor
El trabajo principal de Temor es proteger a Riley y mantenerla a salvo; está en constante búsqueda de posibles desastres y pasa tiempo evaluando peligros.
Desagrado
Ella es extremadamente honesta y evita que Riley se intoxique, tanto física como socialmente; siempre tiene la mejor de las intenciones.
Furia
Él es muy apasionado cuando se trata de asegurarse de que las cosas sean justas para Riley; tiene un espíritu que tiende a explotar cuando las cosas no marchan según lo planeado.
Tristeza
Es un personaje que le encantaría ser más optimista, pero le resulta difícil; a veces parece que lo mejor que puede hacer es tumbarse en el suelo y soltar un gran llanto.
• • •