María JosÉ cantú /  enviada 
15 de junio de 2015 / 04:47 p.m.

Monterrey - Rock y calor fueron la combinación per­fecta en la fiesta que reunió a más de 50 mil personas, según organizadores, en el Parque Fundidora, en Monterrey, con motivo del Machaca Fest.

Conforme transcurría el día, la audiencia se iba multiplicando, pero fue con la salida de El Gran Silencio, a las 22:00 horas, que el escenario Machaca registró su mayor asistencia con miles de almas en sintonía bailando slam, bebiendo cerveza y, uno que otro fumando mariguana. Como el grupo lo predijo horas antes, en conferencia de prensa, el público regio los tiene entre sus favoritos.
"Nosotros de lo que estamos bien seguros es de nuestro público, conocemos al de Monterrey y sabemos quiénes van a estar ahí, es por eso que desde hace mucho tiempo dejamos la promoción y la avaricia de querer cazar a la gente, esas ideas de las disqueras de que te tiene que oír todo el mundo", aseguró el vocalista Tony Hernández.

"Nosotros ya tenemos un público y es el que nos interesa, el que a pesar de no estar nosotros en el medio están enteramos de lo que hacemos y ahora con las redes sociales hay una conexión más directa", agregó antes de subir al escenario.

"El mitote" y "Rehilete" dieron inicio al repertorio de la banda, y los inconvenientes técnicos que interrumpieron el sonido en tres ocasiones no mermaron su presentación.

"Es una pinche pausa para que se vea chingón en el video de Machaca", excusó el vocalista para evitar que el ánimo decayera.
"Dormir soñando" consiguió que el baile no cesara hasta el final de su presentación.

Con una audiencia similar, el rock de Pxndx reinaba en el escenario Tecate al ritmo de "Cita en el quirófano".  Previo a la presentación de El Gran Silencio, el escenario reci­bió a Inspector, que a punto de llegar a los 20 años de trayectoria confirmó que su ritmo no muere al paso de las generaciones, pues durante su actuación consiguió reunir miles de almas.

Aunque las nubes amenaza­ban con tormenta y una ligera llovizna caía durante su show, el ánimo no decayó durante su interpretación de temas como "Osito dormilón" y "Como un sol".

"¿Podrían poner luces a toda la gente para ver a la raza y salu­darlos? ¡Increíble!, Muchísimas gracias, les tenemos un gran cariño", dijo Big Javy, vocalista, antes de anunciar el cierre de su presentación con "Amnesia", canción que aumentó los decibe­les en la zona y cimbró el suelo a fuerza de saltos.

Mientras tanto en el escena­rio Tecate también se despedía Attaque 77, agrupación que luego de haber descargado su rock en el Plaza Condesa el jueves pasado, llegó a Monterrey con la energía intacta.
La banda originaria de Buenos Aires cantó ante una audiencia menor que la de Inspector, pero no por eso menos eufórica, pues la masa entró en éxtasis con te­mas como "Sé que vos me amas", "Arrancacorazones" y "Donde las águilas se atreven", tema con el que Mariano, vocalista, despidió a la banda mientras una bandera con la característica estrella del grupo se ondeaba entre varios fans cercanos al escenario.

Por la tarde el escenario Indio vibró con Los Caligaris, quienes consiguieron que el público ol­vidara los 33 grados centígrados
 en el ambiente y compartiera el sudor de sus cuerpos pegados unos a otros con tal de estar lo más cerca posible de ellos.

"¡A la mierda!, ¡qué rico que está esto, salud! Bienvenidos a todos, que siga el circo, muy bue­nas tardes, Monterrey. Miren la cantidad de amigos que vinieron hoy a ver a Los Caligaris", dijo Martín Pampiglione, vocalista, antes de continuar con "Nadie es perfecto", tema de su primer disco lanzado en 2002.

Unos metros más adelante Genitallica hizo suyo al público de casa; la banda regiomontana vibró junto con su audiencia en el escenario Machaca, donde consiguió que su slam provocara que la cerveza volara por los aires.

"Qué chingón es estar en Monterrey otra vez, es un placer estar acá", dijo Beno, vocalista, como saludo y preámbulo a "No tengo amigos", para después recurrir a la nostalgia con "Picas o pla­ticas", tema que les dio éxito 15 años atrás.

Haciendo un llamado a vivir con soltura "para que sigan tomando, fumando y parchando en exceso", dijo Beno, sonó "Imagina", en el clímax de la fiesta que se prolongó durante una hora.

Al término de esta edición se esperaba la actuación de El Gigante de América, encargado del cierre del escenario Tecate, y de La Maldita Vecindad, que clausuraría el escenario Indio. Según el itinerario el festival llegaría a su fin pasadas las 02:00 horas de hoy. 

 Sello con sonido latino
"En su cuarta edición el Machaca Fest ha conseguido ser reconocido por la constante de conformar carteles con los exponentes del rock de Latinoamérica y algunos gruperos que los regios piden, fórmula que imperará en los próximos años", aseguró Ismael Montoya, promotor del encuentro.

"Machaca va a conservar sus raíces latinoamericanas, que es lo que le gusta a la gente. En 2013 este festival fue el primero que subió a un grupero a su escenario, a Tropical Panamá; hoy cierra un escenario El Gigante de América, a los regiomontanos les encanta la idea, ya con unas cervecitas bailan 'Con zapatos de tacón' y 'Que no quede huella'", declaró.

Con el paso del tiempo, y aunque aún es considerado un festival joven, Machaca Fest ha crecido considerablemen­te, pues en la primera edición, en 2011, la plaza de toros Monterrey registró una entrada de apenas 6 mil personas.

Faldas cortas, shorts, playeras sin mangas, sombreros y gafas de sol predominaron en el outfit de las 50 mil personas.

Las bandas fueron distribuidas en los cuatro escenarios dis­ponibles: Indio, Machaca, Tecate y Café iguana