LILIANA CAVAZOS
4 de mayo de 2016 / 07:32 a.m.

MÉXICO.- Hace ocho años, Alfredo Jiménez tuvo un accidente automovilístico que le provocó una lesión medular; desde entonces se desplaza sobre una silla de ruedas. Hoy, la idea de volver a trasladarse erguido dejó de ser sólo un sueño.

"Es algo que va a ocurrir, me veo en esa silla", cuenta en entrevista telefónica desde la Ciudad de México al referirse a una silla de ruedas bipedestadora que ofrece a personas parapléjicas la posibilidad de desplazarse de pie.

Pese a sus virtudes, como contribuir a la circulación sanguínea, contrarrestar la descalcificación, evitar la formación de llagas y mantener el funcionamiento de las articulaciones, este aparato ortopédico no es común, su precio no es el más accesible, y su disponibilidad requiere de importación.

De hecho, a decir de Alfredo, en México sólo hay una persona parapléjica que tiene una silla así y se encuentra en Chiapas. Él confía que será el segundo caso y parteaguas en el tema.

“Pedí informes, y el costo estaba fuera de mi realidad”, comparte Alfredo al explicar que el precio de la silla es de 273 mil 809 pesos.

La desilusión por el presupuesto fue pasajera; bastó contárselo a su familia, a sus amigos y a sus compañeros de trabajo para echar a andar un proyecto de recaudación de fondos.

El motor que sus allegados encendieron fue construido por el propio Alfredo, quien un año después de su accidente, emprendió un canal de YouTube con el objetivo de crear una red de información acerca de la discapacidad.

La silla bipedestadora ayuda a personas parapléjicas a mejorar la circulación sanguínea, y evitar la descalcificación. En México, estos aparatos son estacionarios y solo se sabe del caso de una personas que cuenta con este aparato ortopédico. | ESPECIAL
La silla bipedestadora ayuda a personas parapléjicas a mejorar la circulación sanguínea, y evitar la descalcificación. En México, estos aparatos son estacionarios y solo se sabe del caso de una personas que cuenta con este aparato ortopédico. | ESPECIAL

Hoy, este proyecto lleva por nombre ‘Aventura sobre ruedas’, mismo que recién incorporó el tema de la sexualidad con la colaboración de la orientadora sexual Verónica Maza.

Mucha gente piensa que las personas con discapacidad somos asexuados o que no tenemos derecho, hay muchos mitos al respecto de ese tema, como el derecho al amor de las personas con discapacidad, tanto a enamorarse como a que se enamoren de ellos”, comparte Alfredo.

Fue gracias a una publicación aleatoria en Facebook que Alfredo se enteró de la existencia de la silla bipedestadora, y fue gracias a otra publicación -también aleatoria- que conoció la plataforma Fondeadora.

“En esos días un amigo posteó en su Face que si lo ayudábamos a fondear para una niña que tiene discapacidad visual para comprar un aparato, pues hice una aportación y me dio curiosidad que era esto de la Fondeadora”, explica Alfredo.

Hoy, gracias a esta iniciativa, Alfredo comenzó con la recaudación de fondos para adquirir la silla bipedestadora; a 30 días de que concluya el fondeo, sólo ha conseguido el 30 por ciento de la meta, pero el entusiasmo de este hombre es una llama incapaz de extinguirse.

"De antemano estoy muy agradecido por todo lo que ha sucedido desde que se inició este proyecto, yo les comentaba hace poco a todas las personas que me han ayudado que aunque la silla es una meta, el darme cuenta que toda la solidaridad y el amor que he recibido… bueno, yo he aprendido en esto en 60 días que van de fondeo, he recibido muestras de cariño, de afecto y de solidaridad que eso no se paga con nada", confiesa.

Alfredo Jiménez

Alfredo comparte que el rodar de este proyecto arroja valiosas reflexiones, como el hecho de que tecnología como la silla bipedestadora no se encuentra en México, además de la falta de información para personas con discapacidad.

"Sería muy importante que no sólo a mí, sino que a todas las personas con discapacidad pudiéramos tener acceso no sólo a la silla de ruedas sino a todas las cosas médicas que necesitamos y a todos los apoyos que desafortunadamente son muy caros", explica.

La Fondeadora para ayudar a que Alfredo adquiera la silla de ruedas para ponerse de pie cierra el miércoles 01 de junio; la meta es de 273 mil 809 pesos y al cierre de esta edición el monto de lo conseguido es de 79 mil 900 pesos.

El donativo puede realizarse con tarjeta de crédito, débito y pagos en efectivo mediante la creación de un código barras, todo a través de la plataforma de Fondeadora al hacer CLIC AQUÍ.