MARCELA PERALES
23 de marzo de 2016 / 08:18 a.m.

Monterrey.- "Si me pierden, no quiero que estén tristes, simplemente que los esperaré en la otra vida", esas fueron las palabras del joven regiomontano André Reyes Fierro, antes de someterse a una cirugía cuando estaba en el Distrito Federal debatiéndose entre la vida y la muerte.

El año pasado, la probabilidad de que André sobreviviera a un tumor cerebral era prácticamente nula, según los primeros diagnósticos médicos, pero ayer llegó a Monterrey para contar una nueva historia.

"Muchísima alegría sentí porque sabía que él iba a poder hacerlo, porque yo conozco a André y sé que él es un campeón de corazón", comentó Alejandra Reyes, hermana del adolescente de 13 años.

"Es maravilloso verlo de nuevo con su sonrisota y aquí a mi lado", agregó Donahí Reyes, también hermana de André.

Simplemente André no pudo contener las lágrimas al ver de nuevo a sus hermanas, pero sobre todo por saber que aquel tumor en su cerebro y el cáncer desaparecieron.

"Siento mucha felicidad de estar aquí con mi familia (…) Pensaba que todo iba a salir bien, sabía que iba a ser difícil, pero teniendo la fe en alto todo es posible", señaló el adolescente.

Andre Reyes
El joven fue sometido a dos operaciones en el Distrito Federal. En a fotografía aparece junto a su madre | ESPECIAL

André superó la prueba. Después de dos cirugías a las que fue sometido para retirarle el tumor que le estaba quitando la vida, regresó a su casa, con su familia, regresó ganándole la batalla a la muerte.

El pasado 3 de diciembre, el doctor Vicente González Carranza operó a André en el Distrito Federal y logró extirpar el 65 por ciento de un tumor en su cerebro de 5.6 por 4.8 centímetros que se encontraba en el área pineal.

Tiempo después, el 23 de febrero, el mismo cirujano retiró el resto del tumor, y con ello, lo que quedaba de la enfermedad.

Ambas intervenciones eran altamente riesgosas, por eso sus padres aseguran haber vivido un milagro.

Andre Reyes

"Mi alegría es muy grande de ver a mi hijo, gracias a Dios, yo le pedí mucho a Dios que me lo dejara y así ha sido, Dios ha sido muy generoso con nosotros", dijo Esther Fierro, madre de André.

"Eso me hace feliz, tenerlo, convivir con él, aprovechar esos momentos no nada más con él, con toda la familia", agregó su padre Jesús Reyes.

Sus hermanas fueron quienes realmente lo extrañaron y ahora reciben a quien ellas llaman un verdadero héroe.

"Para nosotros es un campeón porque el logro todo lo que algunos niños no lograron", reiteró Alejandra.

Andre Reyes
Despúes de una gran lucha, el tumor en su cerebro y el cáncer desaparecieron del cuerpo de André | ESPECIAL

"Estoy muy orgullosa de él y le doy gracias a Dios por bendecirme con este hermanito", mencionó Donahí.

En el 2014 André fue uno de los 38 jóvenes de Nuevo León reconocidos por el presidente Enrique Peña Nieto en la Olimpiada Nacional del Conocimiento Infantil, también practicaba futbol y era uno de los mejores.

Otra buena noticia es que su intelecto quedó intacto, solo será cuestión de tiempo para que André se recupere por completo con terapias que llevará en el Centro Estatal de Rehabilitación y Educación Especial, del DIF Nuevo León.

"Gracias de verdad, de corazón", finalizó André Reyes en su regreso a la ciudad de Monterrey.