MARCELA PERALES | @marce_reportera
4 de abril de 2016 / 09:00 a.m.

Monterrey.- Cuando un familiar muere de manera inesperada es difícil tomar decisiones correctas, ¿Qué sigue?, ¿dónde será velado?, ¿cómo y cuánto costará? Desafortunadamente en Monterrey hay quienes lucran con la vulnerabilidad y dolor de los deudos, ofreciendo servicios funerarios de mala calidad y en muchas ocasiones irregulares.

Se les conoce como "buitres", generalmente operan por la noche afuera de los hospitales. Detectan aquel que acaba de recibir la noticia y que fácil podría acceder a un servicio barato que no será de calidad y que en la mayoría de las ocasiones es irregular.

El equipo de Telediario acudió afuera del Hospital Universitario y con cámara oculta se logró captar a una camioneta estacionada bajo el puente, parecía ser una carroza, pero sin logotipo.

De manera encubierta iniciamos la búsqueda del vendedor. El primero que nos orientó fue un vendedor de hot dogs que nos llevó con otra persona.

"Si me da cinco minutos para ir a traer el chavo y él que le cotice todo el funeral. Aquí está en el Forense, nada más es sacarlo acá afuera", indicó.

Mientras que este hombre fue a buscar al vendedor que se encontraba al interior del hospital, nos entregó su tarjeta de presentación con el logo de Capillas y Funerales San Bernabé. National & International Funeral Service.

En menos de cinco minutos llegó el vendedor.

-Para pedir informes por los servicios, ¿qué tipo de servicios son?-, "¿Quiere velarlo en su domicilio o en una capilla?" -Todavía no fallece, pero pues ya… ya…"

"En este caso yo soy copropietario. Yo manejo lo que son las capillas en este caso de San Bernabé, yo tengo un espacio ahí para prestarles en dado caso, si no tienen un espacio ustedes"

-¿Pero no son capillas?, se le cuestionó. "Son capillas, pero todavía falta lo que es el área de los baños, acondicionarla bien"

Por 8 mil 500 pesos ofreció un supuesto servicio completo y dijo además que tenía la facilidad y contactos para rescatar el cuerpo a cualquier hora.

"Incluye lo que es el rescate, la embalsamación, el arreglo estético, el ataúd metálico de segundo nivel, prestarles el lugar para la velación y lo que sería la carroza para sepultar el cuerpo. -¿La carroza sería ésta camioneta?- Cuento con una Expedition, ésta o una Suburban", señaló el hombre.

"Aquí te dejan entregar los cuerpos a las once de la noche. Yo estoy autorizado a cualquier hora de la noche.

"Yo me puedo encargar de hablar con la delegada para que nos autorice lo que es la liberación del cuerpo". -¿Ustedes tienen esa facilidad?- "Si, exactamente".

Acudimos a la dirección marcada en la tarjeta de presentación: avenida de las Rocas en su cruce con Marmol, en el primer sector de San Bernabé. En lugar sólo se apreció una camioneta estacionada afuera de un domicilio particular.

La Norma Oficial Mexicana 036 de Prácticas Comerciales-Requisitos de Información en la Comercialización de Servicios Funerarios indica que los proveedores deben contar con una infraestructura, licencias, permisos y autorizaciones emitidas por las autoridades correspondientes. Mostrar al cliente un catálogo en donde especifique costos y servicios, además de entregar un contrato de adhesión. Todo esto también deberá estar regulado por la Secretaría de Salud por el manejo de desechos humanos.

"Lamentablemente atrapan a las personas en el momento menos indicado para tomar decisiones. Lamentablemente manejan todo con una serie de artimañas y mentiras para enganchar a las personas.

"Este tipo de negocios rentan capillas. No tienen una sala de embalsamar, una sala de preparación, porque para ellos sí se necesita tener todo registrado ante la Secretaría de Salud, embalsamadores titulados, con permisos registrados, gente que pueda aplicar la técnica de embalsamamiento. Ellos no lo tienen", apuntó Luis Moreno Garza, asesor en las Capillas Dolores.