MARCELA PERALES
6 de junio de 2016 / 10:57 a.m.

Monterrey.- Sí, es el oficio más antiguo del mundo, pero como todo hoy en día, también ha cambiado.

No es precisamente aquella chica parada en una esquina o afuera de un bar, más bien es la estudiante o mujer profesionista, quienes han robado terreno en el mundo de este tipo de prostitución.

Arun Kumar, investigador de la Universidad Autónoma de Nuevo León, denomina este modelo como ‘prostitución light’, porque no siempre se ofrecen relaciones sexuales.

En Monterrey se les conoce como chicas Escort. A ellas, las mueve la ambición y la codicia, no la necesidad.

"En el caso de la prostitución light, la mayoría de los casos sí son las muchachas que están estudiando en alguna Universidad, en el extranjero y ellas ofrecen ese tipo de servicio para trabajar", señala Kumar.

TESTIMONIO: “MI OTRA VIDA”

Marlen conoce perfectamente el terreno en Monterrey. Asegura que hay reglas, la primera es no enamorarse, aunque en ellas, el concepto del amor es diferente.

"Una Escort viene siendo una dama de compañía, en este medio, se le conoce como prostitución de lujo. No es por necesidad de pagar estudios, ni por necesidad de ayudar a los padres de familia, es simplemente por tener mejores cosas, mejores carros, mejores celulares, bolsas. Cualquier mujer que le pagues va a querer a la persona; Puede tener a cualquier hombre mientras sea solvente", expresa Marlen.

"Te empiezan a gustar las cosas buenas, los detallitos, los relojes, el zapatito de marca [...] Si al cliente le gustas, te va a pagar más de lo que tú le pidas"

Los clientes potenciales de las Escorts son aquellos con baja autoestima o los necesitados de cariño:

“Cuando se manejan chavitos es porque los chavitos han de estar muy feos y quieren pagar para tener a una chica guapa, más se da en hombres de 37, 40 años en adelante que quieren tener una mujer atractiva y presumirla como trofeo con sus amigos [...] Comprende de todo, hacerlo sentir bien, andar de novios, besos...", explica la Escort.

Por su parte, el investigador Arun Kumar señala que ellas se trasladan a otros lugares para ejercer su trabajo.

“Aquí en Monterrey hay muchachas que en fin de semana trabajan en prostitución, en Dallas, Mc Allen, Houston. Hay muchachas de Nuevo León que están en otros lados, Cancún, Acapulco. En misma Ciudad de México hay muchachas que están trabajando ahí"

Un estudio del Instituto de Investigaciones Sociales de la UANL, revela que del 100 por ciento de las mujeres que ejercen la prostitución en general, el 70 por ciento lo hace por alguna necesidad, y el resto por gusto o avaricia, como las Escort.

“Este 30 por ciento siempre están actualizando sus fotos y ponen palabras más llamativas, porque ellas piensan que en algún momento va a ver un cliente de Inglaterra, ‘me paga, me voy’", indica Kumar. 

LA PROBLEMÁTICA

Si bien la prostitución voluntaria no es un delito, sí viene de una problemática social actual: el querer tener un alto valor adquisitivo.

"La obtención de ingresos extras altos para poder tener satisfactores materiales como son celulares de última generación, viajes, lujos [...] Muchas veces las familias disfuncionales promueven o propician el que haya este tipo de inclinación laboral", explica Jesús Castillo López, sociólogo de la UDEM.

Las ganancias de una Escort pueden ser millonarias, pero a la larga, conllevan riesgos hasta de muerte, pero todos estos detalles síguelos en la segunda parte de este reportaje.