MARCELA PERALES | marce_reportera
30 de mayo de 2016 / 10:29 a.m.

Monterrey.- Administraciones se han ido y nuevas han llegado. Todas han asegurado luchar contra el comercio informal, pero la realidad es que en Monterrey, vender en la vía pública es más sencillo de lo que se cree.

De manera encubierta el equipo de Telediario se instaló como comercio informal en diferentes puntos de la ciudad. El primero de ellos fue sobre la avenida Juárez y Aramberri.

A las 6 de la mañana nos instalamos para vender pan y café delante de una patrulla de Fuerza Civil, pero en ningún momento se nos llamó la atención.

Para el mediodía cambiamos de punto, nos dirigimos a La Alameda. En toda nuestra jornada nunca observamos a un solo inspector de comercio.

En dos puntos diferentes de la ciudad logramos vender todo nuestro producto, generamos ingresos y sin ninguna responsabilidad fiscal.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) considera que este incremento se deba a que la autoridad no ha implementado un operativo adecuado para detenerlo.

"Desgraciadamente, hemos visto que está ganando territorio, inclusive no vemos de momento a ninguna autoridad que los pare", dijo Gilberto Villarreal Cantú, presidente de la Canaco en Monterrey.

"Cada vez estamos viendo el mayor crecimiento", agregó.

Comercio informal
El repunte de puesteros se refleja en las principales calles de la ciudad como: Colegio Civil, Juárez, 5 de Mayo, Juan I. Ramón y Madero.| ESPECIAL

Aunque el comportamiento es variable, en los últimos cuatro años, el comercio informal ha incrementado en un 30 por ciento.

Información proporcionada por la Cámara Nacional de Comercio, indica que en el 2012 se tenían registrados mil 612 comerciantes informales, en el 2013 disminuyo a mil 456, pero en el 2014 aumentó a mil 843, en el 2015 había dos mil 126 y hasta mayo del presente año se tiene el conteo de 2 mil 98 oferentes.

"Sentimos que en estos momentos la autoridad se ha relajado mucho y no le ha puesto la atención adecuada que se requiere. En lugar de estar disminuyendo el comercio informal, cada vez está con mayor aumento", dijo el presidente de la Canaco.

Dicho repunte se observa en Colegio Civil, Juárez, 5 de Mayo, Juan I. Ramón y Madero. En fechas especiales, el número de puesteros rebasa los tres mil, quienes ofertan desde ropa hasta comida principalmente.

La Cámara Nacional de Comercio en Monterrey, señala que la mercancía de cada vendedor ambulante que bloquea la vialidad, representa un 20 por ciento de merma, debido a que sus productos no son de calidad.

"No cumplen ni el mínimo requisito, no tienen tapabocas, no tienen donde lavarse las manos, se roban la luz y la verdad es que la autoridad muy cómoda se va con los negocios formales y los tienen cautivos", señaló Gilberto Villarreal.

El comercio informal se extiende también a los alrededores de las escuelas, donde diferentes grupos controlan las zonas. De esto, le hablaremos mañana.