MULTIMEDIOS DIGITAL | LEYDA ESTRADA 
29 de septiembre de 2016 / 10:30 a.m.

Monterrey.- Un centro de salud decidió cerrar sus puertas a los pacientes y dejar que esperan su turno afuera, luego de haber sido blanco de la delincuencia.

Los vecinos de la colonia Francisco Villa manifestaron que ahora tienen que esperar bajo la lluvia o sol para poder ser atendidos, ya que los pasan de uno en uno a los consultorios.

Afuera del centro médico, ubicado sobre la calle Juan Dosal, fueron colocadas unas sillas para que sean utilizadas por mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y bebés que serán atendidos.

"Todos los centros de salud tienen pasada a su consultorio. Tenemos que esperar aquí", manifestó una de las pacientes afectadas.

En días pasados, el centro de salud fue visitado por los delincuentes, situación por la que el personal decidió hacer implementar tal acción como medida de seguridad.