francisco zúñiga esquivel  @pacozues
9 de septiembre de 2016 / 09:04 a.m.

GARCÍA.-  El abandono es evidente. Carmela permanece en una silla de ruedas, porque sus piernas hinchadas no le dejan caminar. Santiago sentado en un block a la entrada de la casa, en la colonia División del Norte, en García.

Desde una silla de ruedas y con ceguera, abuelitos en García luchan contra el abandono
Santiago tiene 75 años y no puede ir a nungún lago debido a su ceguera. | FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
Desde una silla de ruedas y con ceguera, abuelitos en García luchan contra el abandono
Yo ya me voy a morir, ya no quiero nada, ya no me puedo ni parar", dice Carmela. | FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL

No ve, así que no puede ir a ningún lado. Ahí pasan las horas, dicen las vecinas, esperando a unos hijos que no llegan.

"Pasan hambre, la señora está en malas condiciones, está mala de sus piernas, las hijas a veces no vienen a curarlas", dice una de las vecinas.

"Viven con hijo pero no está casi todo el día", agregó.

Santiago Mejorado Vigil tiene 75 años de edad y Carmela 73 años. En los últimos dos años se les ha complicado la salud, y han dejado de ser autosuficientes.

Es evidente que hace semanas no saben lo que es un baño. Los vecinos dicen que la pareja está abandonada, aunque un hijo y un nieto viven en la misma casa, pero no los atienden.

La pareja pasa todo el día afuera. Cuando llueve, la mujer se moja porque nadie la mete. Y muchas veces ahí mismo deja que su cuerpo desahogue la necesidad fisiológica.

"Nos preocupa porque son personas adultas y pienso que no se merecen estas condiciones en las que están", señaló una de las vecinas de doña Carmela y don Santiago.

Las vecinas son las que les llevan comida. Pero requieren mucho más...medicamentos, ropa, aunque Carmela dice que ella nada necesita.

"No, pues yo ya me voy a morir, ya no quiero nada, ya no me puedo ni parar", dice Carmela.

Los años, la ceguera, la diabetes y el hambre, poca opción dejan para don Santiago y doña Carmela.

Los vecinos le han hablado al DIF para que los ayude, pero no tuvieron respuesta. Y la pareja de ancianos, sigue abandonada.