MARCELA PERALES @marce_reportera
29 de marzo de 2016 / 09:46 a.m.

Monterrey.- "Nunca pensé pasar por esto y siempre que veía los reportajes decía: espero que ellos logren su meta", cuenta la joven Karen Martínez Arzola, quien está en la lista de espera para tener un hígado nuevo. Pero realmente alcanzar la meta es difícil.

Primero porque juntar la cantidad de un millón de pesos es casi imposible para Karen, mientras que su cirrosis hepática avanzada.

Y aún cuando juntara ese monto, ella se encuentra en una lista de espera que no garantiza que el trasplante sea rápido.

“De qué depende que se trasplante, pues de que exista, en caso de ser donador cadavérico, una muerte encefálica de alguna persona y que esté en condiciones de aceptar la donación", explica María de los Ángeles Reyna, coordinadora Estatal del Programa de Trasplantes de Órganos y Tejidos de la Secretaría de Salud.

El problema también es la lista de personas en espera de un órgano, pues en los últimos cuatro años se ha incrementado en un 49 por ciento.

"Anteriormente se sostenía alrededor de mil 100 personas y si se ha ido incrementando, insisto las áreas que más sufren este incremento son córnea y riñón", aseveró Ángeles Reyna.

La coordinadora estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos señaló que el aumento de la lista se debe principalmente a las enfermedades crónico-degenerativas que se tienen en vida.

Informó que del 48 al 50 por ciento de las personas con muerte encefálica, que son alrededor de 50 por año en los diferentes hospitales de la entidad, padecieron enfermedades que les dañaron los órganos y les impide ser donadores, aunque así sea su voluntad o aunque la familia lo haya decidido.

"Cáncer, practicas riesgosas, enfermedades crónico degenerativas, diabetes que lo vemos en personas cada vez más jóvenes. Si son diabetes mellitus descompensadas pues también van a tener problemas en sus riñones y en sus corneas", destacó Ángeles Reyna.

Actualmente se tiene el registro de mil 655 personas en lista de espera, de las cuales mil 98 esperan por un riñón, 525 por una córnea, 30 por un hígado, una de corazón y una de pulmón, el resto corresponden a otros órganos y tejidos.

La dependencia estatal informó que además, los receptores son cada vez más jóvenes. Anteriormente, quien necesitaba un órgano pasaba de los 60 años, ahora lo requieren desde los 25 en delante, como es el caso de Karen.

“Que las campañas de prevención hacia esa enfermedad que nos está engrosando nuestra base de datos pues sostenga en las cifras que están o disminuyan por supuesto", recalcó la funcionaria.

Existen otros factores por los cuales la lista de espera incrementa, como procesos legales o religiones, de eso le hablaremos mañana.