SANDRA GONZÁLEZ | @sandragonzalezc
31 de mayo de 2016 / 09:20 a.m.

Monterrey.- WhatsApp desató conductas destructivas en las parejas de todas las edades. Esta red social revela un poco más de la verdadera personalidad. Así le ocurrió a Polett, una estudiante cuyo pretendiente "cambia de color" con las palomitas azules.

"Si estoy en línea y me tardo en contestar (me dice) que si es más interesante o importante que contestarle", contó a Telediario.

Eliminar la hora de la última conexión, la notificación de "visto" u ocultar el estado o foto de perfil son algunas de las medidas que toman los usuarios de WhatsApp para evitar problemas.

"Que si tengo otra persona, que si me interesa alguien más (…) yo también se la hago de bronca", reconoció.

Pero no sólo los jóvenes sufren porque los dejan en visto. Matrimonios también han terminado a causa de la mensajería instantánea.

Así lo revela la magistrada de la Quinta Sala Unitaria Familiar del Tribunal Superior de Justicia, Graciela Buchanan, a quien le toca resolver las solicitudes de divorcio.

“Empezamos a advertir que las demandas de divorcio necesario, muchas veces acusando por injuria y adulterio, traían como prueba correos electrónicos.

Estudio revela que 'dejar en visto' afecta el autoestima

"Lo último por WhatsApp que me sorprendía era que cómo era factible que las personas podían tomar las conversaciones que necesitan hackearlo para llegar a él ", reveló en entrevista.

Desde hace un año existe el "divorcio exprés", en el que el demandante no tiene que justificar una causa, pero la infidelidad descubierta en este tipo de aplicaciones sigue siendo uno de los mayores motivos.

"Esto generó muchos conflictos en las parejas que no lo aportaban como prueba, pero sí lo narraban en sus hecho, regularmente en WhatsApp", reconoció la magistrada.

El problema es tal que, de acuerdo con datos surgidos en esta sala, por lo menos un 30 por ciento de quienes pretendían divorciarse por injuria o adulterio, lo descubrieron por una red social.

Hoy en día, lo que Dios une, ya no preocupa tanto si lo separa el hombre... sino el WhatsApp.